viernes, 25 de mayo de 2012

En los Campos del Pelennor

Amo la Historia Medieval por lo que desprecio esa mala ficción basada en un Medievo irreal que es El señor de los anillos (si quieres novelas mucho mejores tanto literariamente como en su reflejo de la Historia real, tienes la saga Canción de hielo y fuego).  Lo que Tolkien nunca entendió (o prefirió ignoralo) es que la Edad Media fue un periodo brutal, que la Comarca con sus ribetes de Arcadia feliz tiene tanto que ver con la realidad del campesinado medieval como las novelas de Agatha Christie con la investigación policial, que sus batallas en las que siempre ganan los buenos (que, además, parecen inmortales) y que semejan una justa a gran escala nada tienen que ver con las matanzas que fueron Crécy o Agincourt.

Sin embargo sí hay algo que debo agradecer a Tolkien, el haber renovado las criaturas de las mitologías septentrionales. Trasgos, elfos, enanos... volvieron a ponerse de actualidad aunque en algún caso pagaron la modernización con un cambio de nombre como los orqui (ogros) que se convirtieron en orcs (orcos) y con todos ellos (que también forman parte de nuestra propia tradición mitológica bien por sí mismos o por seres semejantes como en el caso de los elfos y las hadas) llegaron los para nosotros desconocidos trolls (en castellano troles). Si bien se caracterizan por su maldad y por ser entes proteicos, es una mera coincidencia que compartan nombre con otros troles por desgracia nada mitológicos aunque también perversos e igualmente aficionados a metamorfosearse, los que pululan por Internet.

Es muy frecuente en nuestra era entonar loas en honor de la Red basándose en tres aspectos, su sencillez de uso, la abundancia de información, y la inmediatez para relacionarse. Es mucho más extraño escuchar que esas ventajas ocultan el germen de tres graves inconvenientes, la trivialización, la inutilidad y el deterioro social. Ya he escrito en alguna ocasión que la existencia de editoriales, discográficas, productores cinematográficos, revistas científicas... actuaba de filtro (todo lo imperfecto que se quiera, pero filtro al fin y al cabo). En cualquier época se ha escrito pseudoliteratura, se ha compuesto música de mierda... pero era difícil que viera la luz pública porque esos filtros eliminaban los dislates. Hoy, gracias a Internet, esos genios incomprendidos publican urbi et orbi sus poemas patéticos, sus canciones gatunas, sus películas que han convertido en genio a Ed Wood, sus disparates sobre Física, Química o Filatelia... lo que acaba conduciendo a El jardín de senderos que se bifurcan y más concretamente a La biblioteca de Babel.

Esa biblioteca infinita (o que, al menos lo parece) puede semejar el sueño de un bibliófilo, pero en realidad es un lugar de pesadilla. Imagina saber que en algún lugar existe el poema más hermoso que pueda ser escrito y no tengas acceso a él porque no sepas en qué lugar de esa biblioteca borgiana se encuentra. Algo semejante sucede con Internet. La cantidad de información (en realidad y en su mayor parte es mera basura) termina por ocultar lo que realmente nos interesa, lo que supone que la Red acaba convirtiéndose en algo inútil. Sí, ya sé que existen los buscadores pero cuando el resultado de una consulta son veinte mil enlaces (por decir una cifra bastante moderada) no tienes tiempo material de consultarlos todos así que acabas confiando en el criterio del programador del buscador que normalmente es una mera cuestión de visitas recibidas lo que no es más que la versión moderna de la falacia ad numerum y, además, la forma de crear un círculo vicioso. Una página que tiene muchos visitantes aparece en las búsquedas en lugar preeminente lo que supone que recibe más visitas lo que... y nada de todo ello tiene una relación necesaria con su calidad. Si lo dudas, recuerda que la telemierda reina en el share, que El código da Vinci fue best-seller o que las películas de Torrente son éxitos de taquilla entrega tras entrega.

Une a ello que todos sabemos como funciona esto. Si publicamos en Internet es porque pensamos que lo que escribimos merece la pena ser leído (otra cosa es que esa creencia tenga base real o como en mi caso sea un mero autoengaño). Puesto que sabemos que atraer visitantes es fundamental podemos caer en la tentación populista o demagógica, en crear falsas polémicas... en todas esas trapacerías que emplea con éxito la telemierda, lo que supone que cada vez el número de basura se incrementa. De rebote, esta busca del éxito (aunque sea efímero) a cualquier precio acaba contagiando a todos los medios de comunicación. Ver alguna de la portadas de una revista sedicente de divulgación científica con desnudos, continuas referencias a los genitales, la sexualidad... provoca vergüenza ajena. A este paso el gran exponente de la prensa de divulgación científica en España va a ser el Pronto. Ver cómo una cadena de supuestos documentales sobre Historia emite en realidad pseudohistoria, naderías cuya relación con Clío no termino de encontrar por más que la busque... hacen que dude si cortarme las venas o dejármelas largas.

¿Faltaba algo más? Sí, que es más fácil copiar un texto sin más que verificarlo (no digamos ya escribir un artículo novedoso). Ayer veíamos un ejemplo de como un periódico se hace eco de una sarta de disparates sin darse cuenta. A saber cuántas personas se han tragado esas memeces y las reproducen a su vez en Internet creando así una infección viral que terminará reflejándose en las enciclopedias virtuales. Por si lo dudas, puedes leer lo que aparece en la Wikipedia en el epígrafe Ermita de San Bartolomé. El que acuda allí buscando información fiable va dado y, sin embargo, si buscas en Google ermita de san Bartolomé de Ucero ese enlace es el primero que aparece.

Todo eso hace que la calidad de la información de la Red esté cayendo en picado. Añadamos un último factor de desestabilización, los troles. Cuando unes anonimato e inmediatez puedes encontrarte con un monstruo. Desde la impunidad que confiere el anonimato malmeten, insultan, fingen discusiones entre varios personajes que en realidad son meros heterónimos... y terminan por cargarse cualquier foro cuya existencia les moleste por vete a saber qué retorcidas razones (aunque en algún caso resultan obvias).

El último ejemplo lo tienes aquíEl autor de este blog ha cerrado los comentarios ante la imposiblidad de controlar debidamente los ataques de troles y mantener un foro de debate racional. En la Tierra Media de Tolkien los troles perdían las batallas, en el mundo real las ganan. ¿Vale la pena seguir insistiendo en publicar en un medio que cada vez semeja más un inmenso muladar? Recuerda a McLuhan y encontrarás la respuesta.

        

26 comentarios:

  1. Seguramente la situación mejorará cuando empiecen a dar resultado las medidas que está tomando el gobierno para mejorar la educación en este país (risas), pero de momento pienso que lo que se puede ver en la red es ni más ni menos que el reflejo de lo que circula por fuera de ella, como ese nauseabundo 'Canal Historia'.
    Por otra parte me parece deliberadamente ingenuo hablar de las editoriales o las compañías discográficas como un filtro (aunque sea imperfecto) contra la purria: son negocios y buscan maximizar los beneficios. Del criterio de un editor y el apoyo de 'críticos de solapa' bien pagados por la editorial surgió 'El código da Vinci', de gente que selecciona un guión y pone la pasta salen esos Torrentes y Crepúsculos y Norias, Operaciones Triunfos y Supermodelos. Se ofrece mierda, se crea el hábito de disfrutar de la mierda hasta que la mierda pasa a ser una demanda popular. Pero de momento no es obligatoria, quien busca puede encontrar mucho y muy bueno.
    Tampoco caigamos en la idealización del pasado (aunque sea tan reciente como la época anterior a Internet). Probablemente en general la gente no sea mucho más burra que antes, simplemente ahora hay muchas más posibilidades de exhibir la burremia, glorificarla y tratar de hacer negocio explotándola. El problema principal, a mi modo de ver, no está del lado de la oferta sino del de la demanda, lo que me lleva de vuelta al sistema educativo que además de proporcionar unos conocimientos básicos (risas) debería fomentar el espírito crítico de nuestros hijos (risas de nuevo).

    ResponderEliminar
  2. Spender, la cuestión es si la mierda en Internet refleja la mierda externa a la Red o si la mierda externa es un reflejo de la mierda en Internet. En lo que me interesaba, los medios de comunicación y el pensamiento crítico, tengo muy claro que las versiones digitales de la prensa española son (im)pura basura (artículos pésimamente escritos, sin ningún tipo de contraste de los contenidos, mezclando descaradamente opinión e información...). Todos esos males (causados en parte por la urgencia en ser el primero en publicar algo) ya existían en Internet, así que los diarios españoles al comenzar a publicar en la Red se contagiaron de los errores propios del medio (también empezaron a "fusilar" descaradamente blogs y web, por ejemplo).
    Sobre las editoriales, discográficas... por supuesto que pretenden ser rentables, pero por eso mismo no publican, editan... todo lo que reciben. ¿Que El código da Vinci es atroz? Por supuesto que sí, pero en Internat hay cosas muchísimo peores aunque pueda parecer imposible.
    Comparto que la solución a esto sólo puede venir de la Educación, el problema es que cada vez tengo más claro que ningún gobierno español tiene el menor interés en mejorar la educación de los españoles. Un pastor puede controlar cientos de ovejas pero no una manada de lobos.

    ResponderEliminar
  3. La mierda en Internet se debe al anonimato, la deshumanizaciòn del interlocutor y la inexistencia de consecuencias. Lo msimo pasa en la vida "real" cuando se dan dichas condiciones. Sin embargo, tambièn habemos quienes disfrutamos de aprender, y para nosotros la Red es una bendición. Que el mundo es, fue y será una porquería, ya lo sé... Razón de más para seguir en la lucha.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: Celebro que haya gente que quiera seguir con la lucha. Yo, por mi parte, cuando leo en un periódico pretendidamente serio un descubrimiento que cuestiona la Teoría de la Evolución (así, sin anestesia ni nada) me alegro muchísimo de haber decidido tirar el escudo y volverme a casa.
    http://www.abc.es/20120525/ciencia/abci-repente-ranas-vuelven-tener-201205251628.html

    ResponderEliminar
  5. ...en lugar de escribir un post al respecto? No le sigo, José Luis. Aunque entiendo el desaliento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es muy sencillo, anónimo. Aunque escriba un post diciendo que estamos ante un caso claro de científico vendemotos o de periodista que no se ha enterado de lo que ha dicho el científico y explicara el porqué ¿cuánta gente lo va a leer? ¿200 personas? ¿Cuánta gente ha leído el disparate original publicado por un periódico digital? ¿200.000 personal? Si el día de mañana alguien hace una búsqueda de términos que aparazcan tanto en la noticia como en el post que yo podría escribir criticándola ¿cuál aparecería primero, el disparate leído por mucha gente o mi entrada crítica leída por cuatro personas? ¿Cuál tendría más probabilidades de ser leída por esa persona interesada en esos términos?
      "LLegaron los sarracenos
      y nos molieron a palos
      que Dios ayuda a los malos
      cuando son más que los buenos."

      Eliminar
  6. Recomiendo la lectura de "La Razón Estrangulada" de Carlos Elías, donde aborda las carencias de una cultura científica, de una forma racional de pensar con el funcionamiento de los medios de comunicación, fiel reflejo de la sociedad en la que se instalan.

    Cuando me encuentro ante el buscador en "google" tener un criterio de qué busco, cómo lo busco y la razón para hacerlo. A partir de ahí, ¿qué hago con la información que recibo?, ¿cómo haré eso?, ¿qué obtendré?...claro, todo este tipo de cuestiones, requiere de una AUTOGESTION PERSONAL, donde se supone que he adquirido unas habilidades para discriminar y seleccionar, pero no porque otro lo hace por mí, sino lo hago yo, directamente.En el modelo educativo, ¿hay algo en el temario relacionado con esto?

    El otro aspecto, es que uno de mis criterios de selección es el siguiente: todo aquel blog, comentario, etc...que llega con la ¿identificación?, "Anónimo", direcamente "a la basura". Tenemos que RESPONSABILIZARNOS de lo que escribimos y expresamos en cualquier ámbito público.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel León López dixit:

      "Cuando me encuentro ante el buscador en "google" tener un criterio de qué busco, cómo lo busco y la razón para hacerlo."

      Tenemos control sobre lo que buscamos, pero muy poco sobre cómo lo buscamos más allá de obviedades como el idioma o la fecha porque no podemos actuar sobre el criterio de relevancia que emplee el buscador que usemos.

      Eliminar
    2. Bien y eso "que el buscador nos dá como información", lo de "relevante o no" ya queda en mi forma de interactuar con ella quien se la concedo. Es decir, que aparezca en primer lugar, como tú señalabas en tu entrada, sólo significa que tiene muchas visitas o que han soltado dinero para que aparezca ahí, nada más. La cuestión de la "relevancia" o la "veracidad", es algo que deberé yo de aplicar en torno a unos criterios de veracidad y falsación de lo que se me pretende "vender como información"; y esas son las herramientas, que socialmente no existen, entre muchas cosas porque los que deberían ofrecerlas profesores y padres, simplemente las desconocen.

      Eliminar
    3. Eso lo podemos hacer cuando el buscador nos da una serie de enlaces manejable, cuando recibimos 20.000 propuestas (por decir un número que he obtenido en varias ocasiones buscando algunos términos relacionados con la Historia) que contienen las palabras que hemos buscado no hay forma humana de visitarlos todos (yo al menos no tengo tiempo para ello) para poder ejercer un juicio crítico sobre la información (o desinformación, o basura, o....) que contienen. Podemos encontrar alguno que nos parezca interesante porque lo encontramos bien fundamentado pero ¿podemos tener la certeza de que en los enlaces que no seguimos visitando porque creemos haber encontrado ya lo que buscábamos, no existe una refutación de ese enlace que nos ha convencido?

      Eliminar
    4. Claro, y esto nos lleva a que incluso el enlace que utilizando unos criterios racionales, científicos de selección damos por "válida", los límites a su vez de esa "validez"; dejando al descubierto que la selecciónd e información que nosotros damos como "válida" a la hora de transmitirla será puramente subjetiva. Si tú y yo estamos implicados en un accidente de tráfico, cada uno en nuestro entorno vamos a dar un enfoque muy distinto del tema; si un periodista actua como observador del mismo, obtendrá otro, pero ése será quien pueda acceder a través de su medio a colocarse en internet y todas las hordas de opinadores, la darán como "la versión buena"...

      Eliminar
  7. Si estas cosas no pasaran, no habría en la web blogs como éste suyo, y los que le precedieron. Auténticas obras de arte, se lo dice uno que los sigue devorando.

    Sin ejércitos de troles no hay Aragorn que valga.

    Ahora bien, entiendo de sobra su cansancio, la sensación de predicar en desierto o de que los troles van a pasar por encima de las defensas... y comprendo que a ratos le den ganas de mandarlo todo a hacer puñetas.

    Ánimo.

    Eborense

    ResponderEliminar
  8. A veces pienso que José Luis se queda corto:

    http://www.laopinion.es/sociedad/2012/05/26/rossner-senti-tristeza-evitar-accidente-rodeos/415248.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he dicho que me cuadra lo que decía de sí un personaje de Arniches "Mi cortedad es muy larga", por eso siempre me quedo corto, porque ante esto no sé qué decir
      http://www.abc.es/20120529/ciencia/abci-consiguen-colar-estudios-cientificos-201205290950.html
      y esto también me dejó mudo http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/22/ciencia/1337716925.html

      Eliminar
  9. Entiendo la frustración de que la red transforme en susurros los gritos respaldados por toda la potencia del rigor y el conocimiento, pero está sobradamente probado que no es decir la verdad lo que determina el éxito popular. Como ejemplo elijo... no sé, el cristianismo.
    Pero para mi tampoco es desdeñable simplemente entrar en contacto con genta de la que puedo aprender y de vez en cuando aportar algo más o menos interesante. En concreto con su caso, señor Calvo, para mi resultaban interesantísimos sus escritos sobre Historia y pseudohistoria, hasta el punto de que en cuanto me enteré de que tenía un nuevo blog inmediatamente me suscribí, por más que discrepe con algunas de las opiniones que vierte. ¿Compensa tener tan solo un puñado de seguidores interesados y (espero) respetuosos frente a las legiones de Sauron que devoran carne podrida e insultan si pueden a quien les alimenta (yo soy de los que piensa que Tolkien no era tan malo)? Para algunos sí y para otros no. En cualquier caso, reciba mi respeto y agradecimiento por su trabajo,

    ResponderEliminar
  10. Me sumo a Spender y Eborense. he disfrutado, aprendido y crecido con este y sus anteriores blogs, sobre todo porque no caen en el cientificismo ramplón que se ha tragado al escepticismo de un tiempo a esta parte. Lo que no se logra en alcance se compensa, con creces, en profundidad y trascendencia; que no lo lean 20000 que poco o nada entenderían se compensa con los 20 para los que hacerlo es una gran experiencia. No hay que arrojar perlas a los cerdos, mucho menos esperar que las valoren.
    Ánimo,

    ResponderEliminar
  11. Sigo siendo seguidor de "Magonia" pero desde hace bastante tiempo me "dí de baja" como lector y participante de los comentarios,porque aquello no paraba de degenerar día tras día.
    En ese momento ya dije que mantener eso así no valía la pena y que lo mejor que podía hacer Luis Alfonso era eliminar los comentarios.No me equivoqué.

    Ahora,que también digo que el propio Luis Alfonso es el primer responsable de ello por haber dejado demasiado tiempo que los trollazos camparan a sus anchas sin control alguno,y en segundo lugar de muchos seguidores del blog [y aquí me incluyo] por hacerles el caso que no merecen y molestarnos en replicarles,rebajándonos a su deplorable nivel en muchos casos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Martín, pues sí que hay una cierta responsabilidad en los casos de ataques de troles tanto de los que no lo impiden como de los que colaboran e enmierdarlo todo, pero la responsabilidad principal es siempre del trol al que en este caso han dejado que consiguiera lo que pretendía.

      Eliminar
    2. Haters gonna hate, amigo José Luis. Siga ud. con su estupendo trabajo y deje de pedir peras al olmo.

      Eliminar
    3. Pues mi trabajo, que no considero que fuera nada estupendo y sí mediocre, concluyó con esta entrada, amigo anónimo: Plaudite, amici, comoedia finita est. Pretender que tiene algún sentido seguir publicando lo que nadie tiene interés alguno en leer, sobrepasaría el ámbito de la comedia para caer en la pura astracanada y aunque siempre me ha gustado como epitafio lo de "Ved como muere un león cansado de hacer el oso" prefiero aprovechar el tiempo que me quede haciendo algo más útil, como escardar cebollinos, por ejemplo ;-)

      Eliminar
    4. O trabajar con bueyes los campos de sus padres, que tampoco es mala ocupación. Una labor que ni satisface ni da de comer a su creador tiene pocas posibilidades de ser continuada, sin necesidad de excusas.
      Si algún día se le aparece el 'Monstruo de Espagueti Volador' entre los cebollinos espero que analice el evento en algún lugar donde yo pueda leerlo.

      Eliminar
    5. Os ofreceré una visión optimista de internet y lo que publica la prensa.

      Lejos de lo que me da la impresión pensais la mayoría, esto es que internet ha deteriorado lo que la prensa publica, lo que ha hecho, y este blog es buena prueba de ello, es hacer relativamente sencillo descubrir de dónde vienen las fuentes de la prensa. Porque la prensa, en España, SIEMPRE se ha alimentado de medias noticas, rumorcillos, a mi primo le dicen que han oído que, etc. Sólo que antes no se sabía, porque bajo el sacrosanto (y necesario) principio de la confidencialidad de la fuente, todo eso no aparecía.

      La prensa lleva años, en realidad más de un siglo, colando esta mercancía averiada. Si hablamos de ciencia, hará ahora cosa de treinta años que un periódico de campanillas publicó que la temperatura en la superficie de Júpiter es de menos 271 grados KELVIN, y se quedó tan pancho. Nihil novum sub solem.

      Ahora, sin embargo, lo que hay es todo un movimiento bloguero, estructurado en casos, espontáneo en otros, que desenmascara estos temas y, o, ofrece en la red contenidos de altísima calidad sobre aquello de lo que sabe. Ingenieros, ecólogos, geógrafos, químicos, lingüístas, historiadores y latinistas, ofrecen cada día enormes caudales de conocimientos de gran calidad. Es cuestión de saber buscar. Lo cual no es nuevo, porque de toda la vida las bibliotecas han tenido estanterías enteras de libros que, básicamente, eran una mierda.

      Eliminar
  12. Muy de acuerdo, Juan de Juan. EL internet no ha hecho más que magnificar lo que ya había: mucha mierda y un poco de oro. (Como el mundo desde siempre, vamos...) Hay que sacarle partido al oro y mandar lo demás a la mierda, que es donde pertenece.

    ResponderEliminar
  13. que absurda critica al señor de los anillos es fantasía no un libro de historia

    ResponderEliminar
  14. Igualmente El Código da Vinci es una obra de ficción y no un manual de historia.

    ResponderEliminar
  15. La inspiración a Tolkien no le viene de la Edad Media, sino de la literatura de la Edad Media, que es algo muy distinto. Su obra usa los recursos estilísticos, los lugares comunes y las maneras de los protagonistas de la literatura épica.

    ResponderEliminar